La tierra del ferrocarril que consiguió la libertad a cambio de un beso

Aguascalientes es la capital del estado con el mismo nombre, al noreste de Jalisco. Es conocido por la variedad de aguas termales que hay en la zona, de allí su nombre.

Con más de cuatro siglos de vida, en un territorio de apenas 385 kilómetro cuadrados se desbordan historia, gastronomía y leyenda: cuentan que en 1835 el presidente Santa Anna no pudo resistirse a las hermosas palabras y el beso regalado por una mujer a cambio de conceder la independencia definitiva de Zacatecas.

Verdad o mentira, esta historia engalana el escudo del estado y al imaginario local, llenándolo de la magia que se extiende a través de calles coloniales y establecimientos adornados con la seductora Catrina: símbolo de Aguascalientes creado por José Guadalupe Posada y reconocido a nivel internacional.

 

 

Conoce el Top 10 hoteles en Aguascalientes

Lugares para visitar en Aguascalientes

Dependiendo de los días que tengas no te faltarán actividades para armar tu agenda:

Plaza de las Tres Centurias:

La Plaza de las Tres Centurias espera flanqueada por tres edificios de los siglos XIX, XX, y XXI con fuentes a chorros que alcanzan los diez metros: a cinco minutos su precioso Museo Ferrocarrilero homenajea con su colección la tradición ferrocarrilera local y es casa del primer ferrocarril mexicano. Sus emblemas son la locomotora “Hidrocálida” expuesta en la entrada y el reloj monumental; erigido en honor a los antiguos trabajadores de la Casa Redonda.

Templo de San Antonio de Padua:

Terminadas en 1906, las tres torres del Templo de San Antonio de Padua yacen construidas en canteras de bellas tonalidades rosas, amarillas y verdes. Es inconfundible al contener una especial fusión de distintas corrientes arquitectónicas; en sus muros convergen estilos árabe, gótico, barroco y ruso.

Templo de San antonio de Padua #mxptravel

Museo Nacional de la Muerte:

El Museo Nacional de la Muerte es único en el mundo. A través de una colección construida por el grabador Octavio Bajonero durante más de cincuenta años, retrata la singular relación mexicana con la muerte entre figuras de barro, cerámica, pinturas, juguetes y lienzos.

Museo Regional de Historia de Aguascalientes:

En sus siete salas viajarás  por la historia desde los fósiles encontrados en la localidad, la religiosidad prehispánica, hasta las guerras chichimecas.

Basílica Nuestra Señora de la Asunción:

Con más de 280 años de antigüedad, esta exquisita catedral barroca salomónica  es el hogar de un ciprés de mármol que alberga a la Virgen de la Asunción y el principal edificio católico del estado. Sus tres cúpulas interiores yacen adornadas con motivos vegetales.

Catedral de nuestra señora de asunción.

Después de visitarla camina hacía la calle peatonal del codo para tomar un café.

Jardín y Templo de San Marcos:

El Jardín y Templo de San Marcos es la estrella permanente de la ciudad y centro de la feria. Delimitado por balaustrada de cantera rosa, sus cuatro entradas simétricas dan la bienvenida desde 1831 a la vida social entre preciosos jardines llenos de jacarandas y simpáticas estatuas que recrean la antigua vida cotidiana.

Junto al quiosco las fuentes multicolores y artistas alegran la tarde con espectáculos, mientras se espera el milagro de tonos cromáticos que emana desde la puesta de sol. A unos pasos en estilo churrigueresco la Parroquia Nuestra Señora del Carmen y sus alrededores serán un placer visual y festivo para caminar por la noche.

Baños Termales Ojocaliente:

Para agendas largas cúrate cualquier molestia en los Baños Termales Ojocaliente,  famosos desde el siglo XIX con aguas emanando a temperaturas entre 38 y 40 grados.

Jardín del Encino

El Ocote

Es la zona arqueológica de Aguascalientes, en este lugar se ubican trabajos de cerámica y pinturas rupestres. Lo más interesante es que demuestra que existieron tribus más antiguas que los grupos chichimecas de esta zona.

Feria de San Marcos

También conocida como “la feria de México”, es un evento que se lleva a cabo entre los meses de abril y mayo, es uno de las ferias más antiguas y grandes de México, con diversas actividades y espectáculos.

Palacio Municipal

Es el palacio de gubernatura del estado, con una compleja y rica arquitectura colonial, muestra viva de la belleza de Aguascalientes.

Teatro Morelos

Con una arquitectura colonial y mucha historia, es uno de los lugares que debes visitar si eres amante del teatro y la ópera.

Los amantes de la tauromaquia no pueden dejar de ir a la Monumental Plaza de Toros. También te esperan el Templo del Cristo del Encino, La Casa de Gobierno, el Museo del Juguete y la calavera garbancera en el Museo Guadalupe Posada.

¿Cómo llegar?

Las rutas de carretera de Jalisco, Estado de México y Zacatecas, son las más socorridas para llegar por carro a esta bella ciudad.

Una muy buena opción es también por vía aérea, el aeropuerto nacional de Aguascalientes es uno muy bien provisto y gran punto de encuentro.

Una cómoda opción es viajar a través de los servicios de autobús que vayan directo a la ciudad.

“Tierra buena, gente buena, agua clara, cielo claro”.

¿Qué comer?

Gorditas rellenas de lechón, deliciosas gorditas fritas de masa de maíz, rellenas de lechón condimentado con chiles de la región.

Vino y brandy de la región, Aguascalientes es conocido por tener un buen número de viñedos y frutillas para licores, principalmente vinos tintos y brandy.

Charamuscas, es un dulce chicloso con base de anís, azúcar y vainilla.

Sopa campesina, es una sopa típica de la región, un caldo adornado y servido con champiñones, elote, queso fresco, tortillas fritas y chiles chipotles.

Una de nuestras partes favoritas fue dejarnos transportar en su viaje culinario, exquisito en cada rincón. Tu desayuno debe iniciar con unas “chiqueadas” -gorditas rellenas y fritas con manteca- o tacos de barbacoa. Para el hambre entre comidas prueba un tradicional bolillito “del albañil”.

Al mediodía tendrás un menú lleno de opciones: el sazón de la birria salseada del Mercado de la Birria en calle Morelos, los merenderos de “San Pancho”, el chile estilo Aguascalientes o taquitos de colores en puestos ambulantes.

Disfruta la caminata en mano de una jicaleta con chilito, cueritos, los helados de la Nevería El As o unas sabrosas “chaskas” que son esquites de las más variadas combinaciones.

Cena unos suculentos tacos de carnitas en Lechón Rudy o El Pascualito.

Restaurante «Cazona de Corzo»

La hora del recuerdito:

La tradición artesanal en talla de madera y manufactura de sombreros decoraciones de ónice entre otros la hacen una pintoresca ciudad para realizar compras y adornar tu hogar. Son obligadas las representativas catrinas que se venden en la calle Nieto, las encontrarás de todos los tamaños y precios. Además hay preciosos trabajos de barro esgrafiado en la Casa del Artesano. Si vas en martes o domingo podrás visitar el tianguis.

Plaza principal

Historia

Fue uno de los territorios explorados en las campañas de conquista de occidente dirigida por Nuño Beltrán. La zona fue explorada por Pedro Almíndez Chirino.  Tras las temibles luchas con las tribus chichimecas, se llegó el periodo de paz después de la guerra del Mixton. El 22 de octubre de 1575 fue fundada la Villa de Nuestra señora de la Asunción de Aguas Calientes. Esto les dio un lugar a donde llegar y reabastecerse de provisiones a los mercaderes de la llamada “ruta de la plata”.

Durante el periodo virreinal y después de la independencia, Aguascalientes era una dependencia de Zacatecas. Dado a la guerra entre liberalistas y centralistas que se daba en México, el pueblo de Aguascalientes decidió separarse de Zacatecas. El evento de la separación de Aguascalientes de Zacatecas fue conocido como “la rebelión de Zacatecas”.

Fue con la intervención del general Antonio López de Santa Anna, que Aguascalientes tuvo su independencia como estado, en la constitución de 1857, declarándose como estado independiente e integral de la nación mexicana.

“Se dice que lo que convenció a Santa Anna de liberar a Aguascalientes del gobierno de Zacatecas, fue un beso de María Luisa Fernández Villa, esposa del jefe político de Aguascalientes, ese beso y la belleza de doña María, convencieron al general de apoya la causa de Aguascalientes.”

Lo recomendamos:

Para que vivas la mejor feria del país y la plaza con uno de los más bellos atardeceres de México. No puedes decir que conoces completamente Aguascalientes si no visitas la Feria de San Marcos.

Durante tres a cuatro semanas -entre abril y mayo– todo el país se da cita para bailar al ritmo de la tambora, disfrutar de la vida nocturna y artistas en el palenque, la emoción de la fiesta brava, visitar la Expo Ganadera más grande del país y comer en familia alrededor del lago artificial en La Isla, lanzarse de la tirolesa entre muchas otras actividades. Para estar al pendiente de la agenda te sugerimos visitar:

https://www.facebook.com/pg/ferianacionaldesanmarcosoficial

Clima

El clima general de la zona es semiseco, con una temperatura promedio de 17.4 C, en verano corresponde un temporal de lluvias moderado. A finales de año se presentan temporales fríos, granizadas y heladas ocasionales.

Su lema le queda corto. Ser hidrocálido -como se llama de cariño a sus habitantes- es saber disfrutar la vida. Esta ciudad no sólo es poseedora de aguas termales terapéuticas, la feria más grande del continente o uno de los más altos índices nacionales en calidad de vida, además su centro histórico está reconocido como parte del Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO.

Tips

  • Es importante considerar el clima en tiempos de invierno, tener ropa ideal para el frío y el granizo.
  • Prepárate para la feria de San Marcos, con suficiente bloqueador y reservar a tiempo tu hotel, ya que es muy concurrido, llevar ropa cómoda y sombreros.
  • No te pierdas la Feria de los Muertos, pese al nombre es un festival lleno de alegría, para conmemorar el Día de los Muertos, lleno de dulces y postres típicos de la ocasión.
  • Reserva el hotel con anticipación. Recibiendo 7.7 millones de visitantes durante la feria, la ocupación hotelera es casi del 100% y las habitaciones disponibles rebasan el triple de precio.
  • Además entre octubre y noviembre se realiza el Festival de las Calaveras con un magno desfile de catrinas y carros alegóricos que remata en antojitos, música, presentaciones culturales y el imprescindible pan de muerto.
  • No importa cuando vengas, terminarás tu visita por esta pequeña metrópoli de sabor colonial y gente alegre gritando:

¡QUE VIVA AGUASCALIENTESNNN!

Conoce el Top 10 hoteles en Aguascalientes